Resumen semanal, sábado 22 de noviembre

22/11/14

Aquí está una colección de entradas en mi página de Facebook de la semana pasada. No hay un tema general – solo algunas pepitas de interés sobre El Sistema.

***

Alguien acaba de publicar esto en mi blog. Dice, “Aquí puedes saber cuál es la opinión de la gente que trabaja para El Sistema”. Ya conocía este grupo, está en mi libro. Me dio una idea general sobre las condiciones en las que muchos profesores comunes de El Sistema trabajan y como se sienten al respecto.

***

En respuesta a mi artículo en The Guardian, el director de El Sistema Eduardo Méndez dice que la institución está “abierta a las críticas”. Y luego dice que no sabe quién soy yo o si efectivamente estuve en Venezuela.

Debió haber sido otro Dr. Geoffrey Baker de Royal Holloway quien recibió el tour VIP completo de Montalbán el 11/12/10 a las 4 pm (ver la ilustración en la página 2 de mi libro).

***

He leído muchos, pero muchos artículos sobre El Sistema en Aporrea y varios de ellos han tenido algo de valor, pero este toca varios puntos clave – clase, dinero, premios, pedagogía…

***

En mi última entrada de blog para el OUP (Oxford University Press) sobre educación musical, disciplina y lucro, escribí lo siguiente:

“Mientras tanto, Gustavo Dudamel y la Orquesta Sinfónica Simón Boliviar se han convertido en pilares de la industria musical global, atrayendo los halagos y la admiración que los músicos huérfanos de Venecia recibieron siglos atrás, y generando una cantidad considerable de dinero en el proceso”.

Recibí un mensaje privado en respuesta a esto que me pareció valía la pena compartirlo (con el permiso del autor). Esta persona (a quien yo no conocía) escribió:

“Con la demanda global de nuevas grabaciones orquestal en caída, y el público cada vez menos dispuesto a pagar por música grabada, las disqueras de música clásica que cuentan con su nicho de mercado pequeño como Deutsche Grammaphon – pese a que hoy en día forman parte de empresas más grandes que buscan ganar dinero como Universal Music – han volcado su atención a la alternativa no sindicalizada, en el exterior y con mano de obra barata que representa la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar para mitigar el riesgo financiero. Con la arraigada narrativa de rescate de las SBO’s incluida en el acuerdo, los pobres presupuestos de márquetin se ven inflados por un capital emocional invaluable. La explotación, la disciplina y la búsqueda de ganancias están convenientemente ocultos detrás de una distracción más aceptable de música, radiantes sonrisas, ostentosos crepados y los familiares colores de la tricolor venezolana. A esta imagen hay que añadirle un título de álbum que sea algo que evoque algo exótico como “Fiesta!”, y el engaño está completo; el toma y daca perfectamente utilitario termina siendo sellado: el benefactor “revolucionario” anti-capitalista, anti-imperialista, anti-burguesía financia un totémico programa social – dedicado al disciplinado aprendizaje de la música burguesa e imperial – cuya ideología es distribuida con fines de lucro en los mercados de capital globales por Caballo de Troya multinacional”.

***

Este es un artículo muy interesante, en parte sobre mi libro, por el compositor, investigador y director venezolano Diego Silva. Si no han leído nada más, lean el mensaje de una madre que tiene hijos en El Sistema.

Y aquí hay otro artículo del mismo autor, esta vez sobre las grandes inequidades en el campo cultural venezolano debido a la expansión descontrolada de El Sistema y sus subsidios.

Advertisements